Skip to main content

MINDFULNESS

Encuentra la calma en el momento presente

Qué es Mindfulness

¿Cuántas veces te has sorprendido a ti mismo con el piloto automático mientras conducías, trabajabas o incluso hablabas con alguien? No podríamos vivir sin la capacidad de estar en el presente: es la que nos permite recordar a dónde estamos yendo mientras caminamos, aún cuando durante el trayecto nos hayamos perdido en miles de pensamientos 

Según John Kabat-Zinn: “La conciencia que aparece al prestar deliberadamente atención, en el momento presente y sin juzgar, observando cómo se despliega la experiencia momento a momento”.

El mindfulness no es más que meditaciones orientales adaptadas al mundo occidental, cuando meditamos, trabajamos el lóbulo prefrontal izquierdo, que nos hace ver la realidad de forma más objetiva. Con 8 semanas de práctica mindfulness diaria, podemos ver cambios a nivel neurológico y encontrar la calma en nuestro interior. 

¿Meditamos?

¿En qué consiste la terapia Mindfulness?

Centrar nuestra atención en el momento presente, simplemente observar el aquí y el ahora

No juzgar, ver la realidad sin etiquetas

Ser paciente, dejar que las cosas se desarrollen a su tiempo

Mente de principiante, ver las cosas como si fuese la primera vez, sin prejuicios

Confianza: en uno mismo, tus propios sentimientos, tu propio ser

No resistencia: observar las cosas tal y como vienen y tal y como las siento, sin resistencia a ello

Aceptación: ver las cosas tal y como son en el presente, sin intentar que sean de forma distinta

Dejar ir, no apegarnos a determinadas ideas, cosas, sensaciones…

¿Cómo son las fases en una sesión Mindfulness?

Preparación

Comienza con la creación de un ambiente tranquilo y propicio para la práctica de mindfulness. Se establece una postura cómoda y se realiza una breve relajación o ejercicios de respiración para centrar la atención.

Atención plena al cuerpo

Se lleva la atención a las sensaciones físicas presentes en el cuerpo, como la respiración, las sensaciones de contacto con el suelo o las tensiones musculares. Se practica la observación sin juzgar y se trabaja en el enraizamiento en el presente a través de la atención plena al cuerpo.

Observación de los pensamientos y emociones

Se dirige la atención hacia los pensamientos y emociones que surgen en la mente. Se practica la observación sin identificación ni apego, simplemente notando los pensamientos y emociones que aparecen, permitiendo que fluyan sin engancharse en ellos.

Cierre y reflexión

La sesión concluye con una fase de cierre, en la que se puede dedicar un tiempo para reflexionar sobre las experiencias vividas durante la práctica. Se puede realizar una breve meditación de gratitud o bien establecer una intención para llevar la atención plena a lo largo del día.

El poder de la atención plena para vivir en calma.

Preguntas frecuentes

¿Cuánto tiempo debo meditar al día y a qué hora es mejor meditar?

Según los estudios de John Kabat-Zinn, los beneficios a nivel neurológico del mindfulness aparecen a partir de las 8 semanas de práctica diaria, aunque se recomienda que las meditaciones tengan una duración de entre 30 y 40 minutos, podemos empezar a meditar por menos, por ejemplo, por meditaciones de entre 3 y 5 minutos y aumentar progresivamente los tiempos para que nos sea más sencillo.

No hay horario determinado para meditar, solo necesitamos encontrar un momento en nuestro día reservado para ello. Hay personas que prefieren por la mañana, otras por la tarde o noche, pero siempre tener en cuenta que el mindfulness, aunque ayuda a la regulación de los ciclos circadianos, no es una relajación para dormir, por lo que intentaremos meditar en un momento no de excesivo cansancio para evitar el dormirnos durante la práctica.

¿Dónde y cómo es mejor practicar mindfulness?

La práctica del mindfulness es un ejercicio activo de la mente, por lo que cualquier lugar es bueno para practicar. Aunque se suelen utilizar elementos específicos para ello como el zafu o la banqueta, puedes empezar por una silla o un cojín bajo los isquiones. Al inicio de la práctica es mejor buscar un lugar silencioso y tranquilo para conectar con más facilidad, pero el mindfulness es el entrenamiento para la vida, y en la vida hay mucho sonido, así que conforme avancemos en la práctica, podremos empezar a meditar cada vez en más lugares y condiciones.

¿Todas las meditaciones son guiadas?

Hay meditaciones guiadas por otras personas o podemos meditar también sin guía, simplemente centrándonos en nuestra propia respiración, en cómo entra y cómo sale el aire de nuestros pulmones, cómo se mueve nuestro abdomen con la respiración, etc.

Al inicio de la práctica se recomienda utilizar meditaciones guiadas para facilitarla, pero no es necesario.

¿Qué diferencia hay entre las prácticas formales y las informales?

Podemos definir como prácticas formales a todas aquellas que nos sentamos intencionadamente a practicar, es decir, sentarnos a meditar. Las prácticas informales son todas aquellas actividades de nuestra vida cotidiana, como pueden ser la ducha, fregar los platos o el café de la mañana, que realizamos de forma consciente. El mindfulness no es una práctica que realizamos en momentos determinados, sino su verdadera esencia es convertirlo en un modo de vida.

¿Tienes alguna duda?
Contacta conmigo

I am text block. Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis.